MI BLOG de BS RSS Feed

BUENASIEMBRA

martes, 8 de agosto de 2017

La Medicina en el Antiguo Egipto.


La medicina en el Antiguo Egipto estaba inevitablemente mezclada con la magia.

En ese entonces, no había una línea divisoria clara entre la ciencia y la religión.


Prácticas médicas que 3.000 años después, podemos ver todavía en la medicina actual

A menudo se creía que las enfermedades habían sido mandadas por los dioses, como castigos, o que eran espíritus malvados que estaban en el cuerpo y tenían que ser expulsados por medio de rituales, conjuros y amuletos.

Pero todo eso se conjugaba con una medicina muy práctica y algunos de los métodos que usaban han sobrevivido el paso del tiempo.

Aunque sospechamos que muchos conocimientos se perdieron en infortunios como la desaparición de la Biblioteca Real de Alejandría, somos conscientes de que su rica cultura, que floreció durante más de 3.000 años antes de la era cristiana, era tremendamente avanzada.

Pese a ello, no deja de sorprender todo lo que ya sabían en el campo de la medicina, por ejemplo. He aquí unos ejemplos.


Los antiguos egipcios aprendieron mucho sobre la anatomía humana

Gracias a su tradición de momificar. Al preparar a los muertos para su viaje al más allá, podían ver las partes del cuerpo y asociarlas con las enfermedades que habían sufrido en vida.

Eso les permitió entender lo suficiente como para hacer cirugías, rastros de las cuales se han encontrado en momias, desde la trepanación (perforación del cráneo) hasta la remoción de tumores.


Arreglo de dientes

Por más que se esforzaban en limpiar y moler bien los granos para hacer harina, pequeños pedazos de piedra se colaban en las comidas, así como algo de arena del desierto. Eso gastaba los dientes y podía llevar a que se hicieran huecos y a que sufrieran infecciones.

En el Papiro Ebers, uno de los más antiguos tratados médicos conocidos, hay varias recetas para rellenos y ungüentos.

Uno de ellos describe cómo tratar un “diente que pica hasta la apertura de la piel”: comino, 1 parte; resina de incienso, 1 parte; fruta, 1 parte. Algunas recetas incluían miel, que es antiséptica. En otros casos sencillamente tapaban los huecos con lino.


Prótesis

Los antiguos egipcios necesitaban prótesis tanto para los vivos como para los muertos… y quizás para los últimos eran más importantes. Se creía que para poder devolver el cuerpo en el más allá, éste tenía que estar entero, de ahí la importancia de la momificación y de completar lo que faltara antes del viaje.

Pero también les servían a los vivos, como hoy en día, para funcionar con más facilidad. La más famosa de las prótesis es el dedo que está en la foto. Se sabe que la mujer que lo tenía lo usó en vida. Es la prótesis más antigua conocida.


Circuncisión

La circuncisión se ha practicado a lo largo de la historia en varias sociedades por razones médicas y/o religiosas. En Antiguo Egipto la práctica era generalizada, tanto que un pene no circuncidado era una curiosidad.

Hay escritos que describen la fascinación de los soldados egipcios con los penes de los conquistados libios. A menudo, cuentan, se los llevaban a sus casas para que sus conocidos pudieran ver sus partes íntimas.


Sistema médico controlado por el gobierno

El acceso al cuidado médico era muy bien controlado por el gobierno en Antiguo Egipto.

Había institutos médicos que entrenaban a los doctores, quienes eran educados siguiendo un currículo específico.
Esos institutos recibían pacientes y los trataban.

Existían también manuales médicos, como el mencionado Papiro Ebers, en los que se registraban dolencias y tratamientos.

Hay además descripciones de campamentos médicos instalados cerca de lugares de construcción y canteras para atender a los obreros que sufrían accidentes.

También hay indicios de que si el accidente ocurría en el trabajo y no podía trabajar, el obrero recibía un pago.


Vía » bbc.com/mundo/

MAS INFO: https://buenasiembra21.com

sábado, 24 de junio de 2017

Una Casa Verde y Ecológica.

Cómo es vivir en una casa verde y ecológica

La experiencia incluye huerta, invernadero propio, elaboración de alimentos
y plantas relajantes en el baño.
Casa Eco.

Sólo durante esta semana y a 4 mil pesos la noche se puede alquilar una casa en Londres, que cumple con todas las reglas ecológicas. Outside In (De afuera hacia dentro) es la vivienda del barrio de Clerkenwell que cuenta con invernadero, jardines en los dormitorios, pisos de césped, sistemas de hidroponia, huerta en la cocina y carpas al estilo camping en el cuarto de los chicos.
Cómo es vivir en una casa verde y ecológica
De la huerta a la mesa. Invernadero con sistemas de hidroponia.
Una frondosa vegetación en la entrada le da la bienvenida a los huéspedes y les marca el camino de la experiencia que se vive puertas adentro: La onda verde arranca con jugos naturales y un recorrido por las instalaciones sustentables.


Relax. El baño, ambientado con plantas exóticas y relajantes.


Elaboración propia. Productos naturales al alcance de la mano.
En la casa, un oasis urbano, el tratamiento de residuos cuenta con sistemas de reciclaje.
El comedor está ubicado en el invernadero, donde los huéspedes pueden recolectar sus propias verduras y hierbas aromáticas, beber té verde producido en la casa, elegir plantas para crear sus propios terrarios y recoger hojas con las que elaborar papel pintado.

La vajilla también es eco friendly. También podrán elaborar ginebra en forma artesanal.

De campamento. Colchones en el piso en el cuarto de los chicos, ambientado como una tienda de campaña.
El contacto con la naturaleza está reforzado en el cuarto de los chicos, cuyas puertas simulan tiendas de campaña. Y la bañadera está rodeada de plantas exóticas.

Al finalizar la semana, las plantas serán donadas a los espacios públicos del municipio de Clerkenwel, en el corazón de Londres.
fuente

MAS INFO: http://buenasiembra21.blogspot.com.ar/2017/06/para-vivir-en-contacto-con-la-naturaleza.html

lunes, 5 de junio de 2017

Urgentes Cambios en las Costumbres para Salvar el Planeta...

20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta

Pequeñas transformaciones en los hábitos del hogar y del trabajo pueden ayudar a frenar el cambio climático.
20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Pequeños cambios. La contribución individual puede ser pequeña pero repetida por millones de personas se convierte en un arma efectiva para enfrentar el cambio climático.
Todos podemos hacer algo para frenar el cambio climático. Aunque el aporte individual sea pequeño, ese efecto multiplicado por los millones de habitantes del planeta puede ser decisivo.
Una guía de acciones eco responsables que se pueden llevar a cabo en el hogar y la oficina incluye consejos que además pueden reducir el gasto hogareño en energía.
20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Medioambiente. Todos podemos hacer algo para frenar el cambio climático. Aunque el aporte individual sea pequeño, ese efecto multiplicado por los millones de habitantes del planeta puede ser decisivo.
1. Apague los electrodomésticos cuando no los esté usando. Hasta 30% del consumo de la tele se realiza mientras está stand by. Apague las luces que no usa y use baterías recargables.

2. Baje el termostato de la calefacción unos grados en invierno y acostúmbrese a usar un poco de abrigo dentro de la casa y el trabajo.

20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Aislado. Pisos, paredes, ventanas, puertas y techos contribuyen a mejorar la aislación de una casa. El aislamiento mantiene el calor y el frío y disminuye el gasto en energía.
3. Asegúrese de que los ambientes estén bien aislados.
El aislamiento mantiene el calor y el frío y disminuye el gasto en energía.

4. Use la ventilación para regular la temperatura. Ventanas y puertas bien cerradas, sin chifletes evitan la pérdida de calor en invierno. La ventilación cruzada mantiene frescos los ambientes en verano.
20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Ventiladores de techo. Una alternativa ecoresponsable a los aires acondicionados.
5. Instale ventiladores de techo en lugar de aire acondicionado.

6. Selle las hendijas de puertas y ventanas. Utilice burletes en las partes móviles y selladores en las partes fijas.
20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
No va mas. Las lámparas incandescentes producen más calor que luz, son poco eficientes. Las LED rinden 20 veces más.
7. Cambie a las bombitas incandescentes por fluorescentes o LED. Estas últimas son hasta diez veces más eficaces que las fluorescentes.

8. Separe la basura. Algunas ciudades exigen que la gente ordene su basura en papel, metales, vidrio y desechos orgánicos. Incluso si su ciudad no lo hace, la separación favorece el reciclado y reuso de materiales descartados.

9. Use agua fría en el lavarropas y sólo lave la ropa cuando tenga una carga completa.

10. Evite los productos desechables, como platos, tazas, servilletas y cubiertos descartable. Use toallas reutilizables, servilletas de tela y paños para lavar platos en lugar de toallas de papel.
20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Heladera. Es el artefacto que más consume en el hogar. Los modelos nuevos gastan un 40 % menos que los de hace 10 años.
11. Actualice su heladera. Los freezer son los electrodomésticos que más energía consumen en la casa. Un refrigerador poco eficiente cuesta dinero. Las heladeras actuales utilizan un 40% menos de energía que las de hace 10 años.

12. Evite los baños de inmersión, las duchas utilizan menos agua.

13. Utilice jabones y detergentes que no contengan fosfatos.

14. Instale inodoros con descarga diferenciada. Los nuevos depósitos de baño usan 6 litros en lugar de los 13 litros que se usaban antes.

15. Evite imprimir cuando no es necesarios y reuse el papel de su impresora, imprimiendo en ambas caras. Y apague la computadora todos los días
20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Bici. Cambiar el medio de transporte es un cambio importante para mejorar la calidad ambiental.

16. Deje el auto en casa. Camine, use la bicicleta o el transporte público. Considere la posibilidad de vivir sin un coche.


17. Plante especies nativas. Necesitan menos riego, son más resistentes y atraen a la fauna local.


18. Plante árboles. Los árboles absorben dióxido de carbono y proporcionan sombra. Además, reduce la temperatura del suelo y del aire.

20 cambios en las costumbres que pueden salvar el planeta
Compost. Con los residuos orgánicos de la cocina se puede generar el mejor abono para el jardín.

19. Reduzca el tamaño de la superficie con césped. Los céspedes son caros de mantener y requieren productos químicos peligrosos para nuestra salud y para el de la fauna.

Remplace el césped por arbustos, canteros ornamentales, adoquines para áreas de entretenimiento, hierbas nativas y enredaderas rastreras.


20. Haga un compost con los restos de la cocina y creará la materia orgánica  para el jardín.

fuente

martes, 9 de mayo de 2017

Las Enfermedades tiene un origen Emocional...

Cómo saber si las enfermedades
tiene un origen emocional

Los chamanes (o curanderos) buscaban distintas causas a las enfermedades de sus pacientes.
Algunas de ellas eran meramente físicas, otras emocionales (peleas, asuntos pendientes, deseos reprimidos o no resueltos), otras, espirituales o del alma.




Cuando aparece una enfermedad la primera tendencia es el deseo de apurar su pronta desaparición. De alguna manera corremos una carrera contra reloj para deshacernos de ella y dejar de sentir los síntomas: tomamos lo que haga falta para hacer pasar el malestar y volver a disfrutar de un estado equilibrado de salud.

Sin embargo en la lógica de la enfermedad, cada síntoma corresponde a un tipo de información muy particular que la persona está expresando, simplemente no encontró otra forma de hacerlo.


Esa información que sale y toma la forma de una enfermedad puede ser tanto un pensamiento, una emoción o una acción, hecha o recibida por el individuo en algún momento de su vida y que no logró terminar de procesarse o entenderse.

Por eso la expresión de la enfermedad es en principio una manifestación del inconsciente.

La mayoría de las técnicas de meditación existentes consisten en traer a la conciencia del individuo el hecho escondido atrás del síntoma. Increíblemente a medida que el significado oculto de la enfermedad se revela y la persona ve y acepta ese significado, deviene como resultado la curación.

Jung dice: “no se curarán de sus enfermedades, son las enfermedades las que los curarán” indicando claramente lo mismo que otros sabios:

la enfermedad manifiesta algo oculto en la conciencia, algo que negamos incluso frente a nosotros mismos, la mayoría de las veces por lo doloroso que nos resulta observarlo.

Pero es gracias a su manifestación, que sale a la superficie y entonces puede ser visto y sanado.
Cada enfermedad tiene un momento de inicio, que ha pasado imperceptible para la conciencia de la persona. Ese momento existió y permitió el anclaje del síntoma cuando por alguna razón no pudimos entender algo que vivimos, algo que nos dijeron o que sentimos y no pudimos expresarlo ni reaccionar como hubiéramos querido. En ese instante está la raíz de la enfermedad.

Reconocer ese inicio, que está en el pasado y se expresa ahora en el presente, es la llave de la solución.

Pero para poder reconocer estos patrones que nos llevaron al síntoma y a la enfermedad es necesario hacernos por completo responsables de la situación. Entender que somos nosotros mismos los que nos creamos las enfermedades es algo que en principio parece inaceptable, ¿cómo me voy a hacer eso yo mismo?

Sin embargo son los conflictos en nuestros pensamientos, emociones y acciones las que producen todas las manifestaciones de enfermedad física y emocional. Lo bueno es que somos nosotros también, los que tenemos el poder para mejorar nuestra salud simplemente estando dispuestos a buscar la solución en nuestro interior.

Desde la óptica de la meditación, una enfermedad, ya sea leve o persistente, encierra en sí misma una lógica que tiene relación con información vivenciada en proceso de aprendizaje que quedo estancado o en conflicto. Información que de alguna manera es resistente a ser aprendida desde el punto de conciencia de la persona en el momento en que fue vivida.

Al observar esos eventos y traerlos al “ahora” los hacemos conscientes. Ese primer paso nos coloca en otro lugar: el de comenzar un camino curativo.

Otra conocida frase de Jung dice “lo que no se hace conciencia, se hace destino” por eso: ver el hecho, la emoción, el pensamiento atrás de la enfermedad es el principio de la curación.
Y si esto ocurre dentro del espacio interno, dentro de la meditación, de una manera clara y sin espejismos la enfermedad desaparece por que desaparece el motivo que hacía posible su existencia.

La meditación tiene la reconocida capacidad de otorgar a sus practicantes mejor salud o mayor resistencia a las enfermedades.
Eso se debe principalmente a que la práctica de la meditación trae una cualidad clarificadora de la conciencia. La meditación mejora la autopercepción y así permite que esos procesos de aprendizaje se realicen con mayor celeridad.

Además es calmante, analgésico, relajante, antidepresivo y te permite regular la presión arterial. Incluso la práctica de la meditación impacta en la estructura genética, en el ADN, restaurando y sanando.

La meditación es una herramienta con variadas técnicas que permiten que una persona se observe a sí misma, aumentando la autoconciencia, y la habilita para que plenamente se sumerja en su interior y se conecte con el Todo. Esta es una experiencia que facilita una conexión ilimitada y que da estados de plenitud, bonanza, mejora la creatividad y el optimismo.

“​
Por su fuerza de choque, algunas enfermedades impulsan conscientemente a la persona hacia nuevos espacios y la desafían a mutar o transformarse.
Es ahí cuando la enfermedad se une al proceso espiritual abriendo paso a lo trascendente.
La persona descubre el Ser eterno que la habita y enfoca desde una nueva perspectiva el tema de la solución a esa enfermedad. Entonces comienza un profundo despertar interior.

Ese despertar de la conciencia invita a una exploración interna que da sentido a la existencia misma y además de permitir recuperar la salud y el bienestar nos permite recuperar partes de nosotros mismos olvidadas o rezagadas y nos devuelve la vitalidad y el sentido por la vida.

Estas son algunas preguntas que pueden ayudarte a dilucidar la raíz de la enfermedad y eliminar el conflicto que la ha creado:

* ¿Que estaba haciendo antes de la aparición del síntoma?

* ¿Cuál era mi estado general en ese momento?

* ¿Qué áreas internas manifestaban un conflicto mayor?

Las ideas que tenía a esa edad o en ese momento con respecto a la situación vivida.
Las emociones que se disparaban por lo que estaba experimentando.
Los actos (realizados o no) que derivaron de esa experiencia.

* ¿En qué me ha beneficiado transitar esa dolencia?

* ¿Cómo crear armonía en mi vida y mi salud?
¿Qué cambios debo hacer?

miércoles, 26 de abril de 2017

Ver Como los Ciclos Emocionales están ligados a la Luna....


Se ha llegado a decir que la luna tiene un impacto psicoemocional en las personas, pero, ¿cuán real es?

Para algunos filósofos de la Antigüedad, este astro madre influye no sólo en el comportamiento de las profundidades del mar y de la cosecha, también para el cultivo de una vida sana tanto física como mentalmente.


¿Cuánto influye la luna en nuestras emociones?

Para Mark Filippi, doctor y autor del Método somático, existe una conexión entre las fases de la Luna y cuatro neurotransmisores básicos:

  • Primera semana lunar: acetilcolina;
  • segunda semana lunar: serotonina;
  • tercera semana lunar: dopamina;
  • cuarta semana lunar: norepinefrina (o noradrenalina).

De alguna manera, la relación entre el mundo exterior –la luna– y el mundo interior –la mente y el cerebro–, ha impactado en una interiorización del aspecto cuaternario que rige los ciclos en la naturaleza: el cuatro es un aspecto importante para las estaciones del año, las fases lunares, los cuartos de hora, los elementos básicos del planeta, las fases de la respiración.

En este caso, las cuatro fases lunares han formado parte esencial del ritmo y la medición de la organización de la naturaleza, permitiendo la absorción y división en cuatro grupos de la información –o cuatro cambios emocionales naturales: pasivo ascendente, activo ascendente, pasivo ascendente y activo descendente–.

Ciclos emocionales están ligados a la Luna

Filippi explica que la idea de que los ciclos emocionales estén ligados a la Luna proviene de Gay Gaer Luce, quien propuso que existe un sondeo calendárico de los síntomas de las personas sanas que revela la oscilación en peso, vitalidad, desempeño óptimo, pesimismo, apetito y sueño; oscilación en brillantez y apagamiento, empeño y apatía, volubilidad e imperturbabilidad, malestar y robusto bienestar.

Esto quiere decir que la frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo.

Se trata entonces de la inevitable conexión mente y cuerpo del que todos somos testigos y víctimas, en el que según el ciclo lunar podemos sentir una alteración en la ovulación, menstruación, retención de orina, e inclusive se ha correlacionado con episodios de diarrea y problemas cardiovasculares.

Si bien las razones de esta influencia lunar se desconocen de manera específica, se intuye que esto se debe a que el ser humano está compuesto mayoritariamente de agua, que es la sangre que, a su vez, lleva oxígeno, nutrientes y neurotransmisores a diferentes partes del cuerpo.

La fuerza de atracción de la Luna permite ejercer un efecto sutil a este sistema acuático de distribución: “En la tierra hay arroyos, ríos,y océanos. En los seres humanos hay canales y meridianos. Todos ellos con influencia mutua”.

Filippi proclama la importancia de know thy soma –conocer el cuerpo– a través de la observación de la naturaleza y su sistema integral. De manera que al observar el calendario lunar, es posible experimentarlo en el cuerpo como un antiguo reloj interno.


La influencia del calendario en el cuerpo,
según las cuatro fases lunares


Luna Nueva/Cuarto Creciente – Acetilcolina


Se trata de la primera semana del ciclo lunar, la cual se experimenta como una inclinación filial –filosomático–. Nos volvemos más sensibles, aptos a las actividades grupales y más receptivos a lo emocional.

Esta semana se caracteriza por mucha energía pero poca concentración: “las personas tienen buena energía y vivacidad, es genial para introducirla a nuevas ideas”; principalmente porque la acetilcolina se asocia con la memoria y el aprendizaje. Por ello se considera que la luna nueva es ideal para iniciar nuevos proyectos, sembrar plantas, ideas, imágenes, intenciones y aprovechar la energía ascendente.

Cuarto Creciente/Luna Llena – Serotonina


Es la segunda semana, la ontosomática, la cual posee mucha energía, concentración mental y creatividad. Aquí se recomienda encontrar un espacio solitario para aprovechar los momento de lucidez en los que participa la serotonina; como por ejemplo, las funciones orgánicas que regulan el estado de ánimo. Nos podemos sentir saciados y plenos, lo cual puede “desbordarse” si no se canaliza en un espacio reflexivo de trabajo y cultivación personal.

Luna Llena/ Cuarto Menguante – Dopamina

La semana de la dopamina, o la ecosomática, es una semana de distracción y divertimento, involucrando las actividades sociales y ecológicas –como la empatía–. Está asociada con las experiencias y estímulos que producen experiencias de placer, recompensa y excitación. En la semana de la dopamina podemos aflojar y disfrutar lo que hemos hecho.

Cuarto menguante / Luna nueva – Noradrenalina


La semana de lo exosomático es una fase de fight or flight –huir o pelear–, como un estado defensivo en el que intrínsecamente queremos protegernos.

Se dice que hay mucho análisis y poca inspiración, pues se trata de un estado hiperbinario, unidireccional y agresivo. Es un regreso, aunque parcial, al cerebro reptiliano: “Si no dilapidamos nuestra energía, será más fácil superar esta semana de fragilidad nerviosa.”

Vía » ecoosfera.com

MAS INFO:  https://buenasiembra.wordpress.com/

miércoles, 19 de abril de 2017

Las hierbas aromáticas que puedes cultivar en agua...

10 hierbas aromáticas que puedes cultivar en agua durante todo el año

Si no quieres llenar tu cocina de maceteros, huertos verticales y tierra, existen varias hierbas aromáticas que pueden ser cultivadas en agua. Aquí tienes 10 ejemplos.


Consejos iniciales


Se aconseja evitar el agua del grifo o al menos dejarla ventilar toda la noche para que pueda evaporar el cloro. Lo mejor es usar agua de lluvia, o mejor aún de pozo o manantial, ya que contienen minerales y oligoelementos.
Sobre los contenedores, se pueden usar tarros de cristal transparente aunque las raíces, acostumbradas a la oscuridad, agradecen aquellos de colores ámbar u oscuros. Si solo tienes tarros de cristal, prueba a envolverlos en papel.

Los recipientes de boca estrecha, como las botellas de cristal, tienen la ventaja de mantener verticales nuestras plántulas. 


Menta

Además de una gran aliada en la cocina, la menta es la hierba estrella de los remedios medicinales gracias a su alto contenido en mentol, una  sustancia que refresca sin producir ninguna variación en la temperatura. Su cultivo en agua es muy sencillo; basta con sumergir algunas de sus ramas para que echen raíces. 

Menta verde
Al igual que la menta común, la menta verde es igual de sencilla de cultivar en agua, y tienen prácticamente las mimas propiedades. 


Oregano

Siempre es buena idea tener un bote de orégano fresco en la cocina, ya que es sencillo de cultivar en agua y es un complemento interesante para nuestros platos mediterráneos. Introduce los esquejes en el agua y comienza a pellizcar sus hojas una vez que aprecies que la planta está creciendo correctamente.


Albahaca

A la albahaca le encantará el calor de tu cocina y por ello crece con facilidad en un recipiente con agua limpia, eso sí, situada en un lugar con mucha luz. Un consejo: corta los esquejes con capullos para evitar la floración, ya que después de ésta la planta finaliza su ciclo y muere. 


Salvia

Mantén la planta en agua en un lugar fresco y aireado porque es propensa al moho. La salvia en agua crece muy lentamente, pero tampoco importa mucho ya que apenas se necesita un poquito para dar sabor a tus recetas.


Stevia

Si te gusta el dulce, la stevia puede ser tu gran aliada ya que resulta ideal para agregar a tés e infusiones y no tiene calorías. Cultívala en agua y colócala en un lugar cálido y bien iluminado. 


Verbena, Hierba Luisa o balsamo de limón

El magnífico olor de esta hierba es una excelente carta de presentación para cualquier hogar, además su cultivo es tan sencillo y su crecimiento es tan rápido que merece la pena.
Corta unos esquejes en primavera y sumérgelos en agua, después coloca el recipiente en un lugar bien iluminado. Empleará una 4 semanas en echar raíces y luego será imparable. Eso sí, cambia el agua con regularidad y vigila el moho, pues es propensa a padecerlo en interiores.


Estragón
Existen varios tipos de estragón, aunque el francés es el más apreciado en la cocina. En cualquier caso es una hierba de crecimiento lento y que precisará de luz y agua limpia. Mejor plantar en primavera.


Tomillo

Corta solo aquellos esquejes verdes que veas en crecimiento y sumérgelos en agua. Aquellos que se hayan vuelto marrones no lograrán enraizar. Como siempre, la mejor época para plantar los esquejes será la primavera y necesitan ser sumergidos de inmediato, casi recién cortados, ya que su extrema delgadez hace que se sequen rápido. 


Romero

Los esquejes leñosos del romero tardan mucho en echar raíz, pero son más resistentes al deterioro. Aquellos plantados en primavera parecen enraizar antes.

De cualquier manera, es una planta que no requiere esfuerzos y su sabor y alegría merecen la pena.  Publicado en Verde

MAS INFO:  http://buenasiembra.net/salud/fitoterapia/index.html

martes, 18 de abril de 2017

Se cansó del caos de la ciudad y ...


El arroyo es lo primero que los enamoró de la chacra.

Se cansó del caos de la ciudad
y se fue a vivir al campo


Jessica vivió 22 años sin cuestionarse sobre su vida y el peso que tenían los otros en su rutina diaria hasta que un día decidió cambiar su historia.

¿Cómo es vivir en una chacra, lejos del consumismo y sin presiones?


¿Qué peso tienen los mandatos familiares sobre mi vida?
¿Hasta que punto soy feliz haciendo lo que hago?
¿Estoy viviendo mi vida o la que otros quieren que viva?
¿Hacia dónde me va a llevar todo esto?


A los 20 años Jessica llegó de Colombia a estudiar Diseño Gráfico y a los 23 -angustiada, estresada y confundida-, se cuestionó si estaba contenta con su vida. Lo que siguió, fue un cambio rotundo hacia un día a día con mayor plenitud y bienestar.


Su historia

Jessica se crió en un hogar de clase media colombiana, donde el estudio era una obligación sin posibilidad de cuestionar. En el 2010 aterrizó en la UBA para estudiar diseño gráfico. Sus padres estaban tan felices por la elección que hasta decidieron darle una ayuda económica para que pueda abocarse de lleno a la facultad.



Sin embargo, a medida que la carrera avanzaba, Jessica se daba cuenta de que no era lo que quería. Sentía que no tenía posibilidades de expresarse y que, de seguir adelante, toda su vida iba a estar frente a una computadora cumpliendo horarios de oficina. También se puso a reflexionar sobre las vacaciones, sobre como cada año tachaba los días para irse de viaje y luego volvía a una rutina desesperante que no le gustaba.


Para ese entonces, estaba en pareja con Matías, un estudiante avanzado de jardinería, amante de la naturaleza y la vida tranquila. Con él compartía sus pensamientos y su malestar. Comía mal, casi no dormía, estaba todo el día sentada en la computadora haciendo trabajos.



Un día, cuando llegaron a un asado en la casa de unos amigos ella de desmayó. El médico que la atendió le dijo: "Es estrés. Intentá relajar la mente. Me llama la atención que tantos chicos de tu edad estén pasando por este tipo de situaciones".


En parte, el médico tenía razón. Jessica estaba estresada, pero también tenía fuertes dolores debajo de la costilla derecha que no la dejaban moverse. Era el hígado, pero ella ni siquiera sabía dónde quedaba. No conocía su cuerpo y nunca se había detenido a escuchar las señales que le estaba dando.

Estuvo diez días sin poder levantarse de la cama. Le hicieron muchos exámenes pero no le encontraron nada. Esos días reflexionó sobre sus hábitos y su estilo de vida hasta que sembró la semilla del cambio. Estaba convencida: tenía que "soltar".


El click

"Mi mamá me había inculcado que tenía que ser una súper empresaria para triunfar en la vida y que si no lo lograba iba a fracasar. Y por un momento lo creí. Pero cuando empecé a tomar consciencia de que había otra alternativa me di cuenta de que era libre de elegir cómo quería vivir - dice Jessica- No es algo que sucede solamente en mi familia.

Las ciudades te adiestran para que sigas ese modelo. Todos hacemos lo mismo, a la misma edad y al mismo tiempo".


A los pocos meses de desmayarse abandonó la carrera, se peleó con su familia, que no compartía su decisión, y empezó a planear su nueva vida.

Matías también buscaba un cambio. Se había cansado del ritmo que le exigía la ciudad, del smog, el ruido y la velocidad del día. Juntos empezaron a desintoxicarse y escucharse. De una de esas charlas surgió el deseo de tener un espacio de tierra propia donde vivir, una huerta para hacer su alimento y una fuente de agua.

Con la semilla plantada decidieron hacer un viaje por Misiones. Allí conocieron mucha gente que les abrió los ojos y los impulsó a tomar la decisión de salir a buscar un lugar donde vivir, en una zona rural, alejados de todo. Trabajar sólo para pagar el alquiler, como venían haciendo, les parecía un chiste de mal gusto. Se sentían incómodos con sus vidas actuales, querían cambiar su presente y elegir su destino.


Se cansaron del smog, el ruido y el mal humor de la gente y se instalaron a una zona rural.


Cómo fue el cambio

A fines de 2014 decidieron instalarse en Misiones. Recorrieron la provincia de punta a punta hasta llegar a El Soberbio, una ciudad de 5 mil habitantes que los enamoró al instante.

Durante varias semanas caminaron 30 kilómetros por día para visitar terrenos. En esas recorridas se fueron involucrando con la gente del lugar, que los apodaron con amor y empatía "los cambiantes".
Una tarde llegaron a una chacra y entendieron que era ahí donde querían vivir por muchos años. Tenía un arroyo escondido con un salto de precioso. La compraron y volvieron a Buenos Aires para dar la noticia y ahorrar un poco más de dinero para edificar la casa. A fin de año se mudaron y empezaron de cero a construir su nueva vida.





Matías construyó la casa con ayuda de los vecinos.





Hoy tienen su propia huerta de donde sacan los alimentos que consumen.




Tres años de bienestar

Hoy toman agua de la vertiente, tienen una huerta donde producen su alimento y el resto de insumos que utilizan en el día a día. Llevan una vida muy tranquila y tienen una comunidad de vecinos muy buena con los que comparten los días. Ambos hacen productos naturales (cosmética y productos elaborados con insumos de la chacra) y le dedican mucho tiempo a cuidar la tierra.

Viven sin horarios, sin despertador y rodeados de naturaleza.
Hace cinco meses nació Tao, su primer hijo. El nombre no es casual. Pertenece a la cosmogonía oriental que significa el todo y la nada. El camino. Eso que somos y eso por lo que vamos. Algo que Jessica y Matías traducen como la sorpresa, la búsqueda de felicidad, la nueva vida.



Tuvieron a su hijo en Misiones, hace cinco meses.

fuente