Buenasiembra - La Revista de Acuario

Noticia Dislocada -

jueves, 6 de octubre de 2016

BERNIE SIEGEL: El amor como guía hacia la salud

BERNIE SIEGEL: 

El amor como guía hacia la salud





EL DOCTOR BERNIE SIEGEL SE DEDICA (JUNTO A SU ESPOSA BOBBIE) A DAR CHARLAS Y DIRIGIR TALLERES POR TODO EL MUNDO PARA CONOCER Y APRENDER A USAR LA FUERZA DEL AMOR, ESTIMULAR EL POTENCIAL SANADOR DE TODA PERSONA ANTE LA ENFERMEDAD Y PODER DISFRUTAR DE LA VIDA EN CADA MOMENTO.


El DR. BERNIE SIEGEL (quien prefiere ser llamado BERNIE) es profesor universitario de medicina y se dedicó a la cirugía general y pediátrica hasta que en 1989 se retiró de sus actividades profesionales. 


BERNIE creó en 1978 la institución Pacientes Excepcionales con Cáncer, de terapia individual y grupal en la que se trabaja con los sueños, visualizaciones y dibujos de los pacientes para ayudarles a estimular el potencial sanador presente en todas las personas. 


Actualmente, el interés del DR. BERNIE SIEGEL se centra en la humanización de la atención médica y en promocionar la introducción de la relación entre cuerpo y mente en los estudios académicos de medicina.



¿Qué son las emociones?



Las emociones son químicas. La risa y la felicidad pueden significar, para todas las células del cuerpo, un mensaje sanador que refuerza la vida; mientras que la culpa y la desesperación pueden generar mensajes destructivos. 


Es fascinante la forma en que determinados pensamientos provocan cambios en el cuerpo: si eres feliz, tu cuerpo lo sabe y si te deprimes y pierdes la esperanza, también. 


Todo el mundo conoce casos de enfermedades de difícil solución pero que se han curado cuando las personas en cuestión han encontrado la fuerza interior para combatirla.


SIEGEL apunta que “la profesión médica está aprendiendo que no se puede entender la enfermedad a menos que se entienda a la persona que la tiene porque el cuerpo y la mente son una unidad que se mantiene por mediación de los nervios y las moléculas”.


La enfermedad y la muerte no deben verse como signos de fracaso; el único fracaso es no vivir. Lo importante es saber disfrutar el momento y sacar provecho de él. 


Todos vivimos un tiempo limitado por lo que se debe empezar a pensar en cómo utilizar este tiempo desde ahora mismo.


Sin embargo, las acciones del mundo actual parecen decir que estamos más interesados en morir que en vivir. Aunque la humanidad ha progresado muchísimo, todavía no se pueden resolver todos los problemas con medios artificiales. Por tanto, si se destruyen los mecanismos naturales de autocuración del planeta, nosotros moriremos con él.


El DR. SIEGEL reflexiona un planteamiento médico que él mismo llama “levántate y anda” centrado en mantener y reparar el cuerpo en vez de curarlo, porque mientras podamos andar y actuar pensaremos que estamos curados. 


“El dolor puede sanar nuestra vida y generar nuevo amor”. Debemos reunirnos, sentarnos en grupos y escucharnos unos a otros para que podamos curar nuestro dolor y aprender después a mejorar nuestras vidas.


Enfrentarse al miedo



Para vivir y conservar la salud es necesario enfrentarse a los propios miedos. 


A medida que se aprende a luchar por la vida y a tratar con el miedo, se va teniendo más paz interior. Esto se debe a la toma conocimiento de que se es capaz de manejar lo que venga sea lo que sea.



Es importante examinar las metáforas de nuestros miedos, aprovecharlas y aprender de ellas. 


En los talleres de terapia del DR. SIEGEL se trabaja con las visualizaciones de los pacientes. Una de las imágenes que el doctor hace que la gente visualice es la de un niño que llora: “Imagínate que tu casa es una guardería y que en una cuna hay un bebé que llora. 


Imagina que ese bebé es el mayor de tus miedos o de tus problemas. Tómalo en brazos, acarícialo, y mira que sucede con tu miedo. 


Date cuenta de que el miedo no eres tú y mantenlo a distancia. Tú no eres el miedo; él está separado de ti. De esta manera puedes empezar a penetrar en tu propia oscuridad, abrazar tu miedo y tu dolor, y aprender de ellos.” Pero la clave está en tener la fe que se necesita para hacerlo.



Desarrollar la fuerza interior



BERNIE nos anima a tener la fuerza interior y la capacidad necesarias para afrontar todos los problemas. 


“Entonces podremos mirar a nuestro propio corazón, escucharnos, recurrir a nuestras fuerzas y a las de nuestros seres queridos y superar de una forma saludable cualquier dificultad”. 


La cuestión no es saber quién tiene el peor problema, porque todos tenemos problemas, sino inspirarnos los unos a los otros para afrontarlos.


La vida es una oportunidad para que cada cual haga, a su manera, su contribución de amor. Pero hay personas que tienen tanto miedo de arriesgarse que se matan sin hacer nada en vez de vivir de lleno su vida. 


Todos deberíamos encontrar la fuerza que llevamos en el interior para nutrirnos de ella y usarla para vivir plenamente.


Según el DR. SIEGEL, el objetivo de nuestra vida aquí deriva del uso de la libre elección en hacer las cosas por amor. “En el Paraíso no había esta opción porque sólo había amor. 


Sin embargo se concedió la libre voluntad para que pudiera haber propósito e intención. Fue a partir de entonces que la expresión del amor pasó a ser importante porque era el resultado de una elección”.


Pero, a partir del momento que despertó esta consciencia de elección surgió un nuevo riesgo: la elección entre ser creativos o ser destructivos. 


El verdadero reto actual de la humanidad está en querer crear un mundo de personas que aman, gente que instintivamente toma esta opción que les cura a ellos, a la sociedad y al planeta.


Elección personal


El mensaje vital y positivo que BERNIE comparte para todo el mundo es que“nuestra meta debe ser aprender a vivir jubilosamente porque estamos aquí para aportar amor”. 


La manera de ser feliz para el resto de la vida es hacer algo por las otras personas; por lo que decidir qué hacer para contribuir al mundo nos proporcionará un enorme bienestar personal.


Pero, ¿qué pueden hacer las personas para iluminar el camino de la vida? BERNIE cree que “cada uno de nosotros puede convertirse en una antorcha y consumirse plenamente con el amor que la enciende”. Hay muchas personas que se apagan porque no viven su vida con amor y, tristemente, mueren con esta capacidad sin usar. 


Cada uno de nosotros se debería consumir con amor, tan plenamente que no quedara nada cuando nos fuéramos. 


“La paz, el amor y la curación están ahí para cada uno de nosotros. Sólo debemos recoger la antorcha el iluminar el camino”.


Lo verdaderamente auténtico es cuando se da amor y no se espera nada a cambio. No es necesario que nadie aplauda cuando se hace algo especial por otra persona. La recompensa está en lo que se hace.



La vida continúa


Parece que hoy sólo existen dos aspectos importantes: la conservación del planeta (en su sentido físico) y la educación de los niños. 


Según BERNIE somos tan capaces de hacer lo uno como lo otro. Pero los que aman de verdad elijen opciones que expresan la profundidad de su amor por todos los seres e incluyen de forma natural la conservación y la preservación del planeta para que la vida pueda continuar.


Cuando aceptemos nuestra propia mortalidad podremos por fin empezar a conseguir que nuestro tiempo aquí sea precioso y darnos cuenta de nuestra unidad con la inteligencia creativa. 


La muerte no es un error contra el que hay que luchar, sino una culminación natural del ciclo de la vida. Vale la pena recordar que no podemos vivir para siempre pero sí debemos vivir la vida en toda su plenitud.



HUMANIZAR LA ATENCIÓN MÉDICA



El DR. BERNIE SIEGEL cree necesario que las facultades de medicina enseñen a los futuros médicos la importancia de expresar sus sentimientos y de compartir las dificultades que se les plantean, participando en reuniones y clases, hablando entre ellos de su desconcierto y su dolor. 


“Lo que es abominable es la formación y las prácticas de los futuros médicos, durante las cuales no se les da el apoyo y la educación que necesitan para no terminar despersonalizando a la gente”. 


En parte esto se debe a que las personas que les enseñan tampoco se han enfrentado a estos problemas realmente. Pero, a menos que se conceda a los estudiantes y a los pacientes el derecho de expresarse y de exigir lo que necesitan, el cambio será muy lento.


Son muchas las formas en que se podría humanizar la atención médica. 


BERNIE insiste en que los médicos hagan personalmente la prueba de cómo es el estar enfermo. “Me gustaría verlos en un hospital donde nadie los conoce, con un diagnostico de una enfermedad que no pone en peligro su vida. 


Pasando así una semana, ingresados, podrían comprobar de qué forma se trata a los enfermos”.


Los pacientes deben formar parte del proceso de formación de los médicos, aprender que están tratando con personas, no sólo con enfermedades, y que la gente no es lo mismo que los casos que salen en los libros de texto.


El DR. SIEGEL continúa diciendo que otra cosa que enseñaría a los médicos es comunicación. “¿Cómo decirle a alguien que tiene cáncer sin quitarle al mismo tiempo la esperanza?”. 


Los papeles de autorización que se hacen firmar a los pacientes son, por sí mismos, destructivos. Nadie ha enseñado a los médicos a redactarlos de tal manera que no provoquen creencias negativas ni efectos colaterales en los enfermos.


Es necesario que los médicos aprendan que palabras como ataque y muerte son destructivas cuando se las entiende en el nivel consciente y en el inconsciente, simultáneamente. 


“No sólo nuestras medicaciones y operaciones tienen eficacia; también las palabras pueden curar o matar”. De hecho, los médicos pueden acortar realmente la vida de un individuo cuando, con lo que dicen, le está quitando la esperanza.



Hospital de ¿hospitalidad?



La palabra hospital deriva de hospitalidad pero tendría que convertirse en un lugar más “hospitalario” para beneficio tanto de los pacientes como del personal. 


Un hospital debería tener una sala de meditación y un lugar destinado para que el personal y los pacientes pudieran acudir en busca de paz y calma, además de un lugar de información sobre la forma de sanar y curar los males de los enfermos. 


Nadie debería tener que decir: “Me dijeron que tenía cáncer y después el médico se fue. No vino nadie a mi habitación para decirme cómo vivir con el cáncer”. 


BERNIE cree que el hospital debería tener una organización que se hiciera cargo y respondiera cuando a la gente le dijeran que tiene cáncer, que necesita una operación…Los hospitales no sólo deberían tratar la enfermedad, sino enseñar a vivir a la gente, de modo que cuando los pacientes salieran del hospital hubieran aprendido algo sobre sí mismos y sobre cómo seguir viviendo.


Por Bel Vinyes para RCM

Publicado por CENTRO DE TERAPIAS BIOENERGÉTICAS Y SALUD NATURAL 




Mas Info: http://buenasiembra.net/salud